El barcelonés Joan Roig Diggle, mártir de 19 años, es nuevo beato de la Iglesia católica

El joven Joan Roig Diggle, que fue asesinado como consecuencia de la violencia antirreligiosa que tuvo lugar en 1936 en España con solo 19 años, ya es beato, después de la ceremonia que tuvo lugar en la Sagrada Familia de Barcelona, el pasado sábado, 7 de noviembre.

La ceremonia estuvo presidida por el cardenal arzobispo de Barcelona, monseñor Juan José Omella, que afirmó sobre él: “Joan fue un hombre de acción y de oración, un verdadero testimonio del amor a Dios y a los hermanos. Su unión a Dios le llevó a entregar la propia vida tal como lo hizo Cristo. Incluso en el momento más duro de su vida, Joan dio testimonio del Evangelio. Habló de Cristo a aquellos que lo iban a matar”.

El evento ocupó el 30% de aforo del la Sagrada Familia debido a las restricciones impuestas por el Gobierno de la Generalitat de Cataluña en el contexto de la pandemia de la Covid-19 que se está viviendo a nivel global.

Monseñor Omella recordó que, hace más de un año atrás, concretamente el día 3 de octubre de 2019, “el Papa Francisco nos sorprendió gratamente con la aprobación del Decreto de Beatificación de un joven de nuestra archidiócesis: Joan Roig Diggle”. Evento que se ha realizado en el marco del año pastoral del trabajo con los jóvenes, y para ellos, Joan es “un testimonio de amor a Cristo y a los hermanos”.

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 10 Mejores Posts sobre Eutanasia

Precisamente el Papa Francisco (minuto 10 y 51 segundos), ha hecho referencia durante el tradicional rezo del Ángelus dominical:

El Santo Padre ha recordado la ceremonia de elevación a los altares y ha pedido a todos “un aplauso para este beato joven y valiente”, en referencia a Joan Roig Diggle.

El Papa le ha presentado como “un testigo de Jesús en el ambiente de trabajo, que permaneció fiel él hasta el sacrificio supremo de la vida», y ha pedido «que su ejemplo suscite en todos, especialmente en los jóvenes, el dese de vivir en plenitud la vocación cristiana“.

Joan Roig Diggle, cuya figura ForumLibertas abordó con anterioridad, formaba parte de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña. La noche del 11 de septiembre de 1936 el muchacho era consciente de que los individuos armados le habían sacado de su casa lo habían hecho para asesinarle pero, como todos los mártires, les perdonó de antemano.

En este caso, el perdón tuvo lugar ante un muro del cementerio de Santa Coloma de Gramenet y antes de recibir cinco disparos Joan Roig Diggle les dijo: “Que Dios os perdone como yo os perdono“.

Joan había estudiado en el colegio La Salle de Barcelona, pero la familia tuvo que trasladarse a Masnou a causa de un revés de fortuna. El chico seguía asistiendo a misa, distribuyendo la comunión clandestinamente, y manteniendo contacto con su grupo de jóvenes cristianos, aún sabiendo el riesgo que corría, sobre todo después de la quema de la iglesia de su parroquia.

Incluso en el momento más duro de su vida, Joan dio testimonio del Evangelio. Habló de Cristo a aquellos que lo iban a matar Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
Donar 0,50€

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú