La escuela concertada alza la voz y denuncia su «infrafinanciamiento»

La escuela concertada catalana ha lanzado una campaña para poner de relieve el «infra financiamiento» a la que está expuesta.

Esta situación, según las cuatro patronales que representan este modelo de educación, que representa el 32% del sistema educativo catalán, dura desde hace décadas.

La misma campaña defiende un modelo de educación que suma 367.000 alumnos repartidos entre 700 centros educativos.

La defensa planteada de este modelo educativo está relacionada con el hecho de que desde algunos foros políticos se esté criticando.

Cabe destacar que, al contrario de lo que sostienen algunas voces, el sistema de educación concertada no solamente garantiza la pluralidad de educación que garantiza la Constitución, si no que también hace que el sistema educativo español sea viable, ya que si no existiera para el Gobierno sería imposible asumir el coste total de todos los alumnos españoles y el sistema entraría en quiebra.

Además, el modelo concertado claramente optimiza mejor los recursos que el público que, por contra, es más caro para hacer lo mismo.

Las cuatro patronales catalanas: Fundación Escuela Cristiana, Agrupación Escolar Catalana, Confederación de Centros Autónomos de Enseñanza de Cataluña y la Federación Catalana de Centros de Enseñanza han explicado que la Ley de Educación de Cataluña, que regula el sector educativo en esta autonomía, ordena los dos tipos de modelos: público y concertado y los ordena desde la gratuidad de los mismos.

Cuotas «voluntarias» en la escuela concertada

A pesar de esa Ley, las patronales se quejan de que los conciertos económicos no llegan al 50% del coste real, lo cual obliga a pedir a los padres de los alumnos cuotas «voluntarias», pero, sin embargo, muy «necesarias» para la viabilidad de estas escuelas, según Miquel Mateo, secretario general de la Fundación Escuela Cristiana recordando las declaraciones que dió en este sentido Ernest Maragall cuando era conseller de Educación.

escuela concertada

«Un alumno de la concertada recibe de fondo público la mitad que uno de la pública. En un centro público el coste de la plaza es de 6.700 euros al año, en la concertada el coste es el mismo, pero se reciben menos de 3.700 euros» por alumno, según el propio Mateo.

La concertada costea su viabilidad con fondos propios en hasta un 75% para su funcionamiento.

«En estos gastos recibimos una cuarta parte de lo que deberíamos de recibir para asegurar la gratuidad -concluye el secretario general-, y en nóminas el pago se basa en plantillas que hace quince años que no se tocan y en más horas de trabajo».

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú