España, la necesidad de un “Gran Despertar”: tantos católicos practicantes como ateos

Editorial

Sí, necesitamos una Gran Despertar de la fe y de su difusión, porque si, con lo que está sucediendo, no nos atrevemos a lo extraordinario, la Iglesia se sumirá en la más completa de las marginalidades.

En un editorial de Alfa y Omega de esta semana, el semanario de la diócesis de Madrid, y con el título España, ¿un terreno fértil para sembrar la Buena Noticia?, se señala que, según el CIS, solo el 16,7% de los ciudadanos se declaran católicos practicantes, mientras quienes se consideran ateos son el 15,7%. Considerando el margen de error de la propia encuesta, las magnitudes son prácticamente iguales: tantos practicantes como ateos. Pero, si además nos atenemos a la estructura de edad de cada grupo, es fácil constatar que en el plazo de 10 años los ateos superaran claramente a los católicos, que se encaminan por la lógica de las defunciones, hacia la fatídica cifra del 10%, porque su grupo es el de mayor edad. Antes de llegar a ello, la Iglesia en España no dispondrá de los recursos humanos y económicos para mantener su actual organización. Claro que habrá grandes diferencias entre diócesis, pero la resultante global será aquella.

Y si la situación es esta, una verdad resulta evidente: Si se continúa haciendo lo mismo, se obtendrán resultados parecidos. Esta es una relación difícil de obviar.

Y otra evidencia empírica: las comunidades que prosperan son las que abrazan la totalidad del evangelio, que mantienen la confianza, que lo proclaman como verdad de salvación y misericordia, y lo hacen más allá de las paredes de su zona de confort. Las que sitúan en el centro de sus actividades educativas, culturales, solidarias, a la persona de Jesucristo y el evangelio, y que son capaces de ofrecerlo como respuesta a los interrogantes, crisis, miedos y frustraciones, personales y colectivas, de hoy.

Y este anuncio y transmisión es la misión, porque la Iglesia no hace la misión, sino que es la misión misma, y no hay verdadera evangelización “si no se proclama el nombre, la enseñanza las promesas, el Reino y el misterio de Jesús (Pablo Sexto. Evangeli Nuntiandi 22)

Es a toda la Iglesia a quien les corresponde esta misión, y este es el cambio fundamental, porque hoy por hoy la Iglesia misiona poco más allá de las paredes de los templos.

Por consiguiente, este es el primero y principal eje, pero no el único. Existen tres más.

El segundo es revitalizar nuestras comunidades dándoles vida como tales, y no simples lugares de encuentro. La comunidad lugar de acogida, acompañamiento, celebración y fiesta, empezando por las familias, las parroquias, escuelas y grupos.  Necesitamos comunidades vivas y vibrantes, donde el visitante o el recién llegado se asombre de su bienestar.

El tercero y vital es la alternativa cultural cristiana. La Iglesia española se resiste a asumir que el marco de referencia dominante de esta sociedad, cultural y políticamente, tiene como uno de sus fundamentos el rechazo y la marginalidad a lo que es y representa. No dialogarán, no la escucharán porque persiguen extinguirla, a menos que la Iglesia sea capaz de construir una alternativa a aquella cultura y pasar de la marginalidad a la presencia visible y activa. Construir la alternativa cultural, que une no solo a los católicos de fe, sino a los de cultura, ese más o menos 40% de la población total, que se dice pronto, pero que carece de toda referencia en el marco de las ideas de la vida, porque la Iglesia no tiene la presencia suficiente y coherente, empezando por sus grandes medios de comunicación, que presentan un sesgo inaudito entre “programación religiosa” y la que no lo es. Una dicotomía que muestra la media de la sucursalización intelectual en la que vivimos, porque esa dicotomía es propia de la modernidad viejuna, que tendió a separar la vida, de la fe.  No hay dicotomía, sino un enfoque único con diversas aplicaciones: el diagnóstico e información sobre la realidad cotidiana, desde la perspectiva, desde el juicio cristiano y de la ley natural. Esa es la tarea de los medios católicos. Esa, en lo cultural, y contribuir a la evangelización y la formación de la fe, en el plano más reducido de los fieles cristianos

👉 Descarga ahora nuestro Ebook con los 17 Mejores Posts sobre Pornografía

La cuarta cuestión es el problema no superado de la presencia de la concepción cristiana en la política. Para algo debe estar la Doctrina Social de la Iglesia en la vida pública. No puede limitarse al individualismo de lo que hacen unos católicos aislados. Esto también es contaminación de la modernidad liberal, el individualismo, sino que se trata de la expresión colectiva de los católicos  organizados como una fuerte corriente social; también de grupos y organizaciones que se inspiren en la visión cristiana de la realidad. Hoy nadie posee una concepción holística tan completa como la de la doctrina social. Resulta incompresible que, como mucho, esté reducida a una cuestión académica, en lugar de impregnar la acción pública.

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

5 Comentarios. Dejar nuevo

  • No veo futuro. Han lavado el cerebro a muchos. Que ha hecho la progresia? : infiltrarse en los círculos de poder, en las instituciones públicas, en la educación de los niños y en las universidades, en los medios de comunicación. Tienen todo cogido. Tal es así que colegios católicos queman libros en Canadá. Ya saben lo que tienen que hacer.

    Responder
    • José González
      17 septiembre, 2021 19:00

      Bueno, lo de quemar libros fue de la Iglesia de otro tiempo norma, y quizás lo sea de comunidades fundamentalistas actuales. El que la Iglesia conservara los libros durante la Edad Media fue posiblemente un hecho excepcional. Algunos libros merecen la hoguera por inspirar valores negativos para la Humanidad, pero quizás asistimos a la deshumanización donde no sé sabe muy bien qué valores son positivos y cuales negativos para la misma y ahí está la confusión de la gente.

      Responder
  • Carlos Roces Felgueroso
    15 septiembre, 2021 11:05

    Escriben:-“Si se continúa haciendo lo mismo, se obtendrán resultados parecidos. Esta es una relación difícil de obviar”.- Un lamento repetido. Sin contestación ni solución.
    Cada cristiano y cada persona de buena voluntad debe sentirse el protagonista de ese necesario cambio social. Sin esperar a que lo hagan otros.
    El gran pecado de omisión los estamos cometiendo, siempre que no pisemos las huellas de Cristo, para seguir su camino, hoy como entonces. Copiemos de los Apóstoles y los Santos de todos estos siglos.

    Responder
  • Carlos Roces Felgueroso.
    15 septiembre, 2021 11:25

    -“No veo futuro. Han lavado el cerebro a muchos”. – Escribís …-
    -¿Os vais a seguir lamentando?
    Las Reglas Comunistas para la Revolución, desde hace más de un siglo . “predican” :-“Corromper a la juventud, interesarla en el sexo, apartarla de la Religión”.
    Los que están predicando eso, hoy, se proclaman “progresistas”. Sí. Continúan lavando el cerebro, desde el Poder, en España, como en otras naciones.
    Sin tontos lamentos, No debemos ser víctimas pasivas, silenciosas. Coda uno de nosotros debe ser “protagonista” de ese gran despertar. Ya.
    Cada día que estamos pasivos, como víctimas, es un día perdido.
    Prediquemos el Evangelio, actualizado, hoy. Mañana será tarde.

    Responder
  • José Jaime Rico Iribarne
    17 septiembre, 2021 18:30

    La alternativa cultural cristiana está en uns sencilla fórmula: 3 X DIOS = ∞
    Lo explico:
    DIOS = AMOR
    3 = COMPRENDER + VIVIR + PROCLAMAR
    Si cada uno en su vida COMPRENDE (se forma en doctrina y virtudes), VIVE (es coherente y aplica la virtud a sus conocimientos) y PROCLAMA (da ejemplo de vida y lo ofrece a los demás como deseo de bien), y todo ellos desde Dios y para Dios, tenemos la guerra ganada, por más que perdamos algunas batallas. Dios está más empeñado en nuestra felicidad que nosotros mismos. No le pongamos trabas.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú