fbpx

El Partido Comunista viola el Pacto China-Vaticano

Las autoridades chinas han violado los términos estipulados en el acuerdo provisional entre el Partido Comunista Chino y la Santa Sede sobre el nombramiento de obispos. Es lo que se desprende de una declaración del Vaticano sobre el Pacto China-Vaticano.

La declaración surge en respuesta al nombramiento del obispo John Peng Weizhao como “obispo auxiliar de Jiangxi”, una diócesis que ni siquiera es reconocida por el Vaticano.

El Vaticano renovó recientemente el controvertido pacto chino-vaticano a pesar de los numerosos problemas y preocupaciones que suscita, que incluyeron la prohibición de misa a los menores de 18 años y la obligación de los obispos de jurar lealtad a la supremacía de la doctrina y autoridad del Partido Comunista sobre las enseñanzas de la Iglesia y su jerarquía.

El acuerdo siguió adelante a pesar de que algunos de los obispos designados por el Vaticano antes del acuerdo fueron expulsados ​​de sus hogares, arrestados o declarados fugitivos. En algunas partes del país, las autoridades locales del Partido Comunista han seguido ordenando la demolición de edificios y santuarios de iglesias católicas.

Peng apareció en una ceremonia en Nanchang, China. Sin embargo, el comunicado vaticano dice que “no se produjo de acuerdo con el espíritu de diálogo ni bajo lo estipulado en el Acuerdo Provisional sobre el Nombramiento de Obispos, el 22 de septiembre de 2018”.

Pacto China-Vaticano

El comunicado del Vaticano reconoce que “la presión prolongada y fuerte de las autoridades locales” precedió a la instalación.

“La Santa Sede espera que no se repitan episodios similares, espera comunicaciones oportunas al respecto por parte de las autoridades y reafirma su plena disponibilidad para continuar el diálogo respetuoso sobre todos los temas de interés común”, afirma.

Según CNA, los límites de la “Diócesis de Jiangxi” fueron trazados por las autoridades chinas sin la aprobación del Vaticano. Peng, quien fue designado legítimamente por el Papa Francisco en 2014, fue ordenado en secreto como obispo clandestino de Yujiang y posteriormente arrestado por las autoridades chinas y detenido durante seis meses, según Asia News.

La Asociación Patriótica Católica China publicó en su sitio web que la ceremonia de instalación de Peng se llevó a cabo el 24 de noviembre con “el consentimiento del Comité Provincial de Asuntos Educativos Católicos de Jiangxi y la aprobación de la conferencia de obispos católicos chinos”.

La asociación católica aprobada por el gobierno dijo que Peng hizo el controvertido juramento en la ceremonia de instalación para “guiar al catolicismo para que se adapte a la sociedad socialista” y contribuir al “sueño del gran rejuvenecimiento de la nación china”.

Mientras estaba en el avión de regreso desde Kazajstán, el Papa Francisco dedicó más de 200 palabras al diálogo Roma-Beijing, brindando información sobre su visión de la mentalidad china y la noción de que el régimen chino no es democrático. La pregunta no fue planteada por el reportero, sino por el mismo Pontífice.

“Calificar a China de antidemocrático, no me identifico con eso, porque es un país tan complejo… sí, es cierto, que hay cosas que nos parecen antidemocráticas, eso es cierto”.

Sin embargo, en una entrevista reciente con la BBC, Lord Patten de Barnes, el último gobernador británico católico de Hong Kong, criticó severamente al Vaticano por su trato con China. Acusó a Roma de secretismo injustificado y de “autoengaño” en sus tratos con la superpotencia comunista.

Lord Patten acusó al Vaticano de operar una «política de apaciguamiento» equivocada al tratar con «dictadores matones» y criticó lo que dijo que era el trato «increíblemente lirio» del cardenal Joseph Zen, quien fue sentenciado recientemente después de un juicio.

Ex obispo de Hong Kong, el cardenal Zen ha sido durante mucho tiempo un defensor de los derechos humanos y un crítico constante del acuerdo. Fue condenado por un tribunal de Hong Kong y multado con 4.000 dólares de Hong Kong el día después de la toma de posesión de Peng. El Vaticano aún no ha hecho ninguna declaración sobre la condena de Zen y queda por ver si existe algún vínculo.

El acuerdo siguió adelante a pesar de que algunos de los obispos designados por el Vaticano antes del acuerdo fueron expulsados de sus hogares, arrestados o declarados fugitivos Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Pactar con el Partido Comunista chino es pactar con el diablo. No hay ninguna garantía de que cumpla su parte …….. Y es lo que ha pasado: encarcelamiento de los curas y obispos que no se someten al partido, prohibición de asistencia a la Iglesia a los menores de 18 años, fotos del dictador chino al lado de Cristo, etc.
    Gravísimo error fue firmar tal pacto.

    Responder
  • Este pacto es raro. Sus términos son secretos. Las violaciones de China al pacto han sido numerosas desde el mismo comienzo. No obstante, dos años después se refrendó. Ahora volvió a haber un enésimo incumplimiento. Pero por primera vez el Vaticano se muestra extrañado a los ojos de la galería.
    Aquí no ha habido error en la firma del pacto. Aquí lo que ha habido es una intención oculta. Desconocida para los católicos comunes y corrientes. Conocida únicamente por los que han intervenido directamente en el pacto.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.