fbpx

La obsesión de la ideología de género: un juez sentencia como «delito de odio» no dejar pasar a un transexual a una discoteca

La obsesión por imponer la ideología de género llega a veces a extremos incomprensibles. Es el caso del episodio vivido en Barcelona por un portero de discoteca que ha sido condenado a un año de inhabilitación profesional.

El profesional de la seguridad ha sido condenado por un delito de odio que, según explica el relato de los hechos constituye una exageración. Al parecer esta persona negó la entrada en la discoteca en la que trabajaba a un transexual porque su aspecto, según consideró él, no coincidía con el documento que estaba presentando esta persona. 

Sólo por eso se le ha acusado de odio y ha sido condenado a pagar una indemnización a la víctima de 350 euros por, según el juez, los daños morales provocados y se le ha suspendido durante un año de poder ejercer su actividad profesional.

«Me estás dando un carné de chico y eres una chica»

El episodio habría sucedido la noche del 16 de abril del año 2017 cuando el transexual quiso entrar en la discoteca y el personal de seguridad le pidió que se identificara. El transexual aportó su NIE y al verlo el portero, según afirma el acta de la sentencia, habría afirmado «me estás dando un carné de chico y eres una chica». Tras la protesta de la persona y su pareja, el portero agregó: «No coincide el aspecto de mujer con el nombre del NIE».

Lo extremo de la situación es que por ese episodio se condene a una persona bajo delito de odio. Hay múltiples sanciones administrativas que pueden sancionar una actitud que se puede considerar infracción, como por ejemplo una sanción administrativa. Lo incomprensible de la situación es que se considere un delito de tamaña magnitud.

En este sentido, la hipersensibilidad que rodea al homosexualismo político se está inculcando en las diferentes áreas de la sociedad y la Justicia no está al margen de este fenómeno. La proporcionalidad es un concepto fundamental en la aplicación de la pena en relación al daño causado. Esta situación es el ejemplo de una desproporcionalidad que no se justifica si no es por la imposición de una ideología concreta como es la de las teorías de género y el homosexualismo político.

 

Print Friendly, PDF & Email
¿Te ha gustado el artículo? Ayúdanos con 0,50€ para seguir haciendo noticias como esta
' Donar 0,50€

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • O sea, que si soy un terrorista que necesita un DNI para entrar en algun sitio, me basta con uno del otro sexo para que nadie pueda cuestionarme?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.